¿Cómo enseño a mi gato a usar el arenero?

Los gatos son unos excelentes animales de compañía, y cada vez es más habitual ver a estos adorables felinos entre nosotros, ocupando un lugar más de nuestras casas. Todos hemos oído alguna vez eso de que los gatos son unos animales muy limpios, y es verdad que éste tópico es cierto; los gatos tienen la tendencia natural a limpiarse y a acicalarse el pelo, y también a orinar y defecar en su arenero. Podemos decir por tanto, que los gatos son unos animales muy limpios a los que apenas hay que enseñarles normas o directrices de limpieza. Por ello, enseñar a un gato a usar su arenero no suele ser necesario en la mayoría de los casos, pero a veces algunos gatos se muestran más reacios a utilizar este tipo de elementos. En este artículo os vamos a dar las claves para que enseñéis a vuestro gato a usar el arenero:
gato y arenero

  • Si tu gato es pequeño asegúrate de que puede subir al arenero.
  • No pongas el arenero cerca de la comida del gato.
  • Sitúa el arenero en un lugar tranquilo en el que el gato tenga cierta privacidad. La localización del arenero es clave para que el gato lo use: el lugar debe ser agradable, sin corriente frías de aire.
  • A veces, es la orientación del recipiente lo que falla, por lo que debemos colocarlo de forma que el gato tenga una visión completa de la habitación, de manera que no esté contra la pared. Una vez escogida la ubicación del arenero, ésta debe ser definitiva.
  • Enséñale al gato dónde has puesto el areneroy remueve la arena con la mano para que vea lo que es.
  • El tamaño y la forma de la caja también es importante, el cajón debe tener de media 1,5 veces el tamaño del gato y estar abierto, ya que hay gatos que rechazan los areneros cubiertos.
  • Debemos mantener el arenero limpio, y retirar las heces cada día y cambiar toda la arena una vez por semana. Además, el recipiente debe limpiarse con agua y jabón de forma periódica.
  • Cuidado con la arena que compras. Algunas marcas incluyen perfumes que pueden desorientar al gato a la hora de identificar la ubicación del arenero.
  • ¿Tiene el cajón arena suficiente? El recipiente debe contar, al menos, con cuatro centímetros de altura de arena.
  • Un gato que no hace utiliza el arenero, y que no hace sus necesidades en él puede padecer una enfermedad, entre otras, una dolencia renal.
  • En casas con más de un gato, un arenero por cada dos felinos puede ser suficiente; pero si existen problemas, sin embargo, hay que incrementar el número y tener uno por cada animal.
  • El mal uso del arenero puede implicar que se generen problemas de agresividad entre nuestras mascotas (si tenemos más de un gato en casa). En este caso, el veterinario o etólogo animal será la mejor solución.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *